El amor, como es.
Remendado, sucio, frágil.
Intenso, doloroso y, por sobre todo,
completándome cuando estás
y también, cuando no estás.
― Mía.